jueves, 26 de marzo de 2015

Blues de Santa Fe

Con la Fede Teiler Band comienza el 3º Explociclo del SURock.

La zona portuaria sigue siendo la elegida por las propuestas locales. Este sábado 28 de marzo se inaugura el Explociclo 2015, el ciclo de recitales organizados en modalidad cooperativa entre los músicos independientes santafesinos, con una mixtura que pintará de blues, indie y psicodelia la noche del Dique II: Fede Teiler Band –de gran actuación el lunes 23 en la fiesta de San Patricio–, Nadanube y Alumbrar será la tríada que tocará desde las 21.30. El SURock aprovechará, además, para celebrar una conquista de estos días, ya que se avanzó en la aplicación del artículo 65 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (que impone a las radios la emisión de un mínimo de 15 por ciento de música nacional de producción independiente) con la creación del Banco de Música Independiente.
Por tercer año consecutivo comienza esta serie de recitales que tendrá a Alumbrar como uno de los primeros de la temporada: con Agustín Rodríguez como cantante y guitarrista, rol que también ocupa Ramiro Viale, además de Germán Bastian (de quien cuelga el bajo) y Abel Homer, quien estará detrás de la batería. Con historia desde 2010, cuando su frontmanversionaba al Flaco y a Charly, a Zeppelin y a Beatles, están presentando su primer LP de título Hogueras, que promete no sólo sutileza sino también indagación en la intensidad eléctrica.
En 2010 también se agrupó el cuarteto Nadanube, propuesta de indie-rock que a la vez quiere entretener pero sin perder la atención sobre los distintos planos de su sonoridad polivalente: los sintetizadores de Gabriel Vaschetto, el bajo de Garoto Di Nápoli, Augusto Holberg a la batería y Mamo Aguirre con su voz y guitarra son los que están presentando material de su demo de 2013 y nuevas canciones de posterior factura.
La clausura de la noche será oportunidad para la Fede Teiler Band, el proyecto del ex Mo’ Blues que asegura una limpieza claptoniana, pintura de un auténtico blues litoraleño que también tiene por guitarrista a Aldo Mozatti. Alejandro Teiler se agrega en bajo y coros, Eduardo Goyri completa baterías y el histórico Perico Fissore hace lo suyo en Hammond y piano. Pappo, Deacon Jones y Willy Crook son algunos que han compartido escenario con el cantante y primera guitarra Federico Teiler.
Las entradas anticipadas cuestan 40 pesos y se pueden conseguir en Corrientes 2650. En puerta, el valor será de 60 pesos.

15% indie
La Federación Argentina de Músicos Independientes (de la que SURock es socia fundadora) presentó el pasado lunes 16 el Banco de Música Independiente, cuyo fin es el de agilizar para las radios el acceso a la música que cumpla con los requisitos del artículo 65 de la ley de medios. De ese modo, también se asegura que se cumpla con el mínimo de 30% de música nacional transmitida, cuya mitad debe ser de producción independiente (calidad que se adquiere si el autor o intérprete es dueño de los derechos de comercialización de su obra).

Publicada en Pausa #150, miércoles 25 de marzo de 2015.
Pedí tu ejemplar en estos kioscos de Santa Fe y Santo Tomé.

Sin paros en el horizonte

El Ejecutivo cerró las negociaciones salariales con los gremios públicos con aumentos por 7.500 millones de pesos, un 10% del presupuesto 2015.

La provincia cerró la política salarial de 2015 con acuerdos que implican un gasto extra de 7.500 millones de pesos, el 10% del presupuesto vigente. Esa masa salarial se repartirá entre docentes, trabajadores estatales, policías, agentes del Servicio Penitenciario y médicos del sector público.
Como ocurre año tras año, la negociación con los docentes fue la más compleja. Recién después de dos paros la provincia logró un acuerdo.

Como todos los años, la negociación más compleja fue con los docentes, que rechazaron la primera propuesta salarial con dos paros de 48 horas –realizados el 2, 3, 11 y 12 de marzo– y cerraron un acuerdo tras una mejora por parte del gobierno y el compromiso de quitar el descuento de los días de paro.
En la asamblea del jueves 19, los docentes de Amsafé aceptaron por amplia mayoría la segunda propuesta del gobierno y desactivaron las medidas de fuerza. La asamblea arrojó el siguiente resultado: 24.419 maestros a favor de la propuesta, 8.201 en contra.
En la segunda asamblea de Amsafé votaron más de 32 mil afiliados. Esa fue una de las claves, ya que en la primera –realizada el 26 de febrero– habían sufragado algo más de 27 mil docentes: 15.715 por el rechazo y 12.119 por la aceptación. La otra clave fue la mejora en la propuesta salarial del gobierno, acompañada por el compromiso de dar marcha atrás con el descuento de los cuatro días de paro.
Los docentes recibirán un aumento promedio del 23,5% en marzo que llegará al 35,5% en julio. El sueldo del cargo testigo será de 8.100 pesos en marzo y llegará en julio a los 9.000 pesos que pretendían los gremios. El monto en concepto de ropa de trabajo se pagará en cinco cuotas de 240 pesos cada una y no en diez de 120 pesos como establecía la primera oferta.
El acuerdo salarial no implica el final de las negociaciones. Los docentes dejaron en claro la necesidad de que la paritaria se mantenga abierta durante todo el año para monitorear el avance de la inflación sobre los salarios y para seguir discutiendo algunos temas pendientes, entre ellos que se traslade a los jubilados el aumento retroactivo correspondiente al mes de febrero.

ATE y UPCN
Los trabajadores estatales de ATE y UPCN acordaron sus salarios sin medidas de fuerza y también lograron que el gobierno acceda a algunos de sus planteos en el marco de las paritarias, como pagar el incremento en dos cuotas y no en tres como el gobierno proponía. Para los gremios, la política salarial para el año en curso es “satisfactoria”.
El primer tramo del aumento para los estatales, en marzo, llega al 22,7% y trepa al 34,5% en julio. Igual que en el caso de los docentes, la provincia accedió a adelantar algunos puntos de aumento al mes de marzo. “Se modificaron los incrementos, adelantamos dos puntos en marzo y llegamos a 22,7%”, explicó el ministro de Gobierno Rubén Galassi.
La primera propuesta, realizada en febrero, establecía un aumento promedio del 31% escalonado en tres etapas: 18% en marzo, 4% en mayo y 9% en julio. Y, además, una suma fija por el mes de febrero, de 1.200 pesos, a pagar en marzo. La contrapropuesta de UPCN fue aceptar el monto global pero trasladar el porcentaje correspondiente a mayo para marzo ya que, según el secretario general de UPCN, Jorge Molina, resultaba “excesivo” que el aumento se divida en tres cuotas.

Las fuerzas de seguridad
Para la Policía y el sector penitenciario, el incremento será del 31%, tal como se acordó en la Comisión de Salud y Seguridad en el Trabajo del Ministerio de Seguridad. Los uniformados estaban cobrando, desde febrero del año pasado –en razón del aumento que le sacaron al gobierno durante el alzamiento de diciembre de 2013–, un salario mínimo de 8.100 pesos. Con el nuevo incremento, ahora llega a 10.600 pesos.
El ministro de Seguridad Raúl Lamberto aclaró que la propuesta contempla “particularidades que nos habían solicitado abordar, como la incorporación al sueldo básico de sumas bonificables que antes no lo eran, lo que impactaría de manera favorable en el cálculo de la antigüedad, y la diferenciación en el tratamiento salarial de las jerarquías”. Además, habrá un pago por única vez de 1.200 pesos correspondiente a febrero.

Publicada en Pausa #150, miércoles 25 de marzo de 2015.
Pedí tu ejemplar en estos kioscos de Santa Fe y Santo Tomé.

El glifosato, en la lista del cáncer

La OMS incluyó al herbicida en el grupo de substancias que causan cáncer. Pese a la evidencia científica, Monsanto sigue defendiendo el Roundup.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), incorporó al herbicida glifosato, junto a los insecticidas malatión y diazinón, al grupo de substancias que probablemente causan cáncer en humanos.
El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial registrado por Monsanto). La patente sobre este producto expiró en 2000 y en la actualidad existe una multitud de productos para uso agrícola y de jardinería que incorporan este principio activo. La incorporación del glifosato a esta lista es trascendente porque se trata de un producto muy utilizado en todo el mundo, al que están expuestos millones de personas.
La Universidad Nacional de Río Cuarto detectó daño genético en niños expuestos a plaguicidas.

La IARC recuerda que sobre la base de los tumores analizados en ratones, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos clasificó el glifosato en 1985 como posiblemente cancerígeno para los seres humanos. En 1991, después de una reevaluación de ese estudio con ratones, se cambió su clasificación a la categoría de no carcinogénico para los humanos. “Para el herbicida glifosato, hubo pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos para linfoma no Hodgkin. La evidencia en humanos es de estudios sobre la exposición, en su mayoría agrícola, en los EE.UU., Canadá, Suecia y publicado desde 2001. Además, hay pruebas convincentes de que el glifosato también puede causar cáncer en animales de laboratorio”, indicó el organismo.
La IARC considera que los hallazgos de su investigación llevan a la conclusión de que no existe suficiente evidencia de carcinogenicidad en animales de experimentación, pero se mantienen la consideración de que probablemente sea un producto que cause cáncer en humanos. Así, los datos presentados ahora por la IARC indican que el glifosato puede causar daños en ADN cromosómico y dañar las células humanas, a pesar de que dio resultados negativos en algunos tipos de pruebas.
Inmediatamente después de conocerse la decisión, la empresa Monsanto expresó en un comunicado: “queremos ser claros: todos los usos de glifosato incluidos en la etiqueta son seguros para la salud humana, lo que está respaldado en una de las bases de datos de salud humana más extensas en todo el mundo sobre productos agrícolas. De hecho, cada herbicida a base de glifosato en el mercado cumple los rigurosos estándares establecidos por las autoridades regulatorias para proteger la salud humana”.
La decisión de la IARC no comporta ninguna prohibición sobre el uso de esta substancia,  ya que corresponde a las autoridades estatales y otros organismos internacionales esa regulación.
La decisión de la OMS se conoce al mismo tiempo que un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Río Cuarto detectó daño genético en niños cordobeses expuestos a plaguicidas.
Su trabajo, cuyos resultados se darán a conocer en abril, compara datos de más de 70 chicos que viven en el área urbana de la ciudad de Marcos Juárez (Córdoba), pero a pocos metros de campos pulverizados con plaguicidas, con otros que habitan zonas urbanas de Río Cuarto, distantes a aproximadamente 10 kilómetros de hectáreas fumigadas.
Los investigadores concluyeron que “los niveles de daño genético encontrados en los grupos de niños de Marcos Juárez están muy por arriba de los valores de referencia de los de Río Cuarto”. Según aclararon, los biomarcadores utilizados en la investigación permiten detectar un nivel de daño que todavía es reversible. Aseguran que el trabajo constituye el primer reporte de monitoreo de daño genético en niños en Argentina.

Publicada en Pausa #150, miércoles 25 de marzo de 2015.
Pedí tu ejemplar en estos kioscos de Santa Fe y Santo Tomé.

Salió Pausa #150

Esta es la tapa de la nueva edición de Pausa, del miércoles 25 de marzo de 2015.

Como tema de tapa, la situación en los comedores escolares y las copas de leche a partir del último anuncio del Ministerio de Educación de un aumento desdoblado en las partidas presupuestarias. Desde las cooperadores insisten en que es insuficiente y hacen sus propios cálculos: el Estado debería destinar el doble de recursos para poder ofrecer un menú digno.

Además:

- El bachillerato popular en la Vuelta del Paraguayo. Un logro de los vecinos y de los militantes del Proyecto Revuelta.

- La lucha de Sergio Burstein y de los familiares de las víctimas a 21 años del atentado contra la AMIA.

- El juicio oral por la megacausa por delitos de lesa humanidad en Santa Fe comienza el 10 de abril. Todos los detalles.

- Y, como siempre, música, letras, deportes, noticias y humor.

Buscá tu ejemplar en estos kioscos.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Pausa #149, edición impresa

La versión completa en pdf de Pausa #149, del miércoles 11 de marzo e 2015, la podés hojear acá o ir a este link.

viernes, 20 de marzo de 2015

SU ESTADO NATURAL

Por Francisco Bitar (*)

El día siguiente
al día que te fuiste
mi patio volvió
a su estado natural.
Primero dejé de juntar
la caca de nuestro gato
y entonces llegó una mariposa
a la que unas moscas
se encargaron de espantar:
dos de ellas la atormentaron
hasta cruzarla al patio siguiente
mientras las otras dos se dedicaban
a bailar con las patas traseras
sobre un pedazo de sorete.
La cerveza vieja
que había en los envases
se volvió vinagre incluso antes
de que llegara este verano
y cuando el pasto creció
hasta la altura de las rodillas
ya no se distinguía
el tallo marrón de las plantas
del tallo marrón de las botellas.
Parece una época mala
pero no lo fue en absoluto.
De tanto estar abajo del sol
mi cuerpo se hizo fuerte.
Llegaron alguaciles
de palo blanco y cabeza celeste
como fósforos de telo,
todas eran buenas señales.
Incluso se podría decir
que fue una época muy parecida
a esta en la que volviste.
A excepción
del orden y la limpieza
que me interesan muy poco,
es casi lo mismo,
con una sola diferencia.
Una diferencia importante.


(*) Francisco Bitar es un escritor santafesino nacido en 1981. Publicó los libros de poemas Negativos (2007), El olimpo (2009) y Ropa vieja: la muerte de una estrella (2011). Publicó además la novela Tambor de arranque (2012) y un libro de cuentos: Luces de Navidad (2014).

Sórdido y brillante

Compuesto por nueve relatos, Luces de Navidad obtuvo el Premio Alcides Greca en 2014. Aquí, un paseo y una entrevista a su autor, Francisco Bitar.

Por Pablo Cruz

La primera vez que leí Luces de Navidad entendí que habilitaba su traducción a un mapa. Me gustan los mapas. Quizá por eso le envío un e-mail a Francisco proponiéndole  recorrer la ciudad para charlar sobre el libro. Me pide que lo llame al fijo. Eso hago y convenimos un día. La fatalidad existe y el martes las calles amanecen anegadas por la lluvia. Finalmente, una tarde de sol, nos encontramos en su casa de barrio Candioti. ¿Por donde empezar? Subimos al auto y avanzamos por Aristóbulo del Valle. En el puente negro doblamos al oeste hacia Facundo Zuviría. Luego tomamos por Diagonal Goyena, la frontera norte del universo Bitar, la calle donde trascurre el cuento “El vestido azul”. Allí, la ilusión de Dorita estalla a medida que las horas le devuelven, por un lado, el verdadero peso del vínculo con Andrés, y por otro, la necesidad de pasar a la siguiente etapa: “Qué antigüedad, pensó al recibirlo, y lo sumó a su ropero como quien no puede tirar un regalo. Nunca pensó en usarlo pero ahora ¿quién lo sabía con seguridad? Todas las posibilidades, de pronto, estaban abiertas”.
Parejas que no terminan de separarse, jóvenes solitarios vueltos hacia sí mismos, un atisbo de entendimiento entre padre e hijo; los relatos de Bitar parecen pincelar escenas cotidianas de una clase media, atada con alambres, que le teme a la caída, y en donde en principio poco pasa. Sin embargo, cada uno de los cuentos plantea una escena  decisiva en la historia de los personajes. “En eso son bien trágicos”, dice Francisco, “ponen al héroe ante una situación que lo define o que lo obliga a definirse”.
En la narrativa de Bitar la personalidad  de los varones se proyecta en automóviles que reniegan de la tecnología de inyección: R12, Dodge, 147, 3CV. Son tipos dubitativos,  poco consientes de la finitud del mundo. Las mujeres en cambio parecen tener las cosas en claro. Hay algunos patrones recurrentes en los relatos. En principio los objetos no son inocentes y guardan un carácter revelador: un billete de cien pesos, el flotante del tanque de agua, una campera. Los elementos  se plantean al comienzo como una información precaria y se van agregando como capas que cobran sentido hacia la cercanía del cierre. “Parecen accidentales, pero no lo son”, reflexiona Francisco, “aunque tampoco están premeditados, se van dando con la escritura. Fíjate que el clímax en ‘Ropa vieja’ llega cuando Matías se confiesa a la ex suegra, y después ella lo despide para siempre y él entiende que terminó un momento de la vida. Y el relato entra en una meseta, la escena declinante, que te ofrece un barniz medio poético, te permite  suspender los elementos y juntar algún que otro objeto que estaba dando vuelta en el cuento, hasta dar con segundo final”: “El cura arranca el auto –A esta altura, ya está tu ropa por ahí, perdida por el mundo”.
Ahora estamos charlando frente a la vidriera del “Gringo pescador”, en calle Chacabuco. En “La imaginación del pescador”, el relato de la serie que destila mayor sabor a Hemingway, los hermanos Ferro entran al local: “…con solo poner un pie en ese lugar, todo hacía pensar que la respuesta era que sí: que otra vida era posible”. “Yo quería salir con mi hermano a pescar”, recuerda Francisco, “pero necesitábamos alguien que nos tirara una onda. Entonces vine con mi mujer y le dijimos al dueño que teníamos una caña, y el tipo se mandó un discurso impresionante sobre el arte de la pesca. Al final no hicimos nada”. La palabra del Gringo funciona como autoridad en la materia; un hombre experimentado, silvestre,  sabio en los caprichos de la naturaleza y las pasiones de los hombres que la enfrentan. Sin embargo la desesperanza de la vida urbana vuelve a sobreponerse cuando uno de los clientes, indiscreto, deshabilita la palabra del Gringo al revelar las razones de su parálisis. “El tipo sobrevivió a lo peor”, comenta Francisco, “pero tuvo una segunda oportunidad”. Inmediatamente recuerda una historia encriptada en el El halcón maltés, donde Sam Spade relata la historia de un hombre que caminaba por la calle y frente al que cae una viga. Ante la posibilidad absurda de estar, literalmente, a un paso de la muerte, el hombre decide abandonarlo todo y hacer otra vida. Bitar parece obsesionado con el tema.

Continuidad y limitaciones
Tomamos mate, hacemos una pausa. Luces de Navidad es parte de una trilogía iniciada con la novela Tambor de arranque (EMR, 2012) y que espera un tercer trabajo, aún inédito. El eje de ese sistema es el devenir de la familia Ferro alrededor de la cual orbitan, con mayor o menor cercanía, otras historias. Si bien cada cuento puede leerse como una unidad en sí mismo, también guarda en su interior una llave que le permite al lector abrir una puerta hacia otro relato. Por ejemplo, en “Todo lo que no sirve” existe un diálogo que remite a un poema que habla de un jardín que ha sido descuidado. De esa forma todos los componentes contribuyen a la arquitectura de un universo que los contiene.
—¿Pensás seguir fiel a ese sistema?
—En un principio mi plan es continuar ese universo que se abrió con Tambor de arranque y tengo proyectos que le dan continuidad, que desarrollan eso del tipo que se va, los hermanos que buscan al padre; pero también siento una limitación. Y la tendencia es desmarcar la literatura de un universo autosuficiente, al que eran más proclives los escritores modernos.
—¿Es la tendencia actual?
—Sí,  promovido por autores como Aira, que no se circunscriben a un universo estricto. En ese sentido Saer y Aira serían como los opuestos, uno estaría en el lugar del emblema de una época que termina y otro de una que comienza.
—¿Y vos no querés perderte el tren?
—No, ¡para nada! Hay razones prácticas. Para seguir escribiendo al ritmo que venía necesitaba internarme cuatro o cinco horas por mañana, estar concentrado, y no pude hacerlo más, porque vino el embarazo, nació mi hija y cambiaron las rutinas. Entonces necesité darme otra forma que me permitiera escribir y que al mismo tiempo me diera la ilusión de estar avanzando. Como lo venía haciendo me generaba una limitación, porque es otro tipo de concentración, me lleva más tiempo. El último libro de cuentos que escribí es distinto, no hay tanto desarrollo, va más al hueso de la cosa, son relatos muy breves que cuentan grandes periodos  de tiempo.
Francisco abre la notebook y me comparte un texto.
Ahora mira el mate que tiene en la mano y cuenta que lo compraron con su padre, un verano en Aguas Dulces. Después se acuerda del accidente que tuvo el padre: venía por la ruta con unos compañeros de trabajo y volcaron, flor de piña. Se salvaron. Ese accidente fue para el padre, como suele decirse, un antes y un después. Como en El Halcón maltés, pienso. Francisco termina de sorber el mate. Cada cuerda toca el conjunto, dice.

Bitar y los libros
Francisco Bitar nació en Santa Fe el 7 de abril de 1981. Es Licenciado en Letras por la Universidad del Litoral. Publicó los libros de poemas Negativos (Ediciones Stanton, Bs. As., 2007), El olimpo (Colección Chapita, Bs. As., 2009, Ediciones Stanton, Bs. As., 2010) y Ropa vieja: la muerte de una estrella (Ediciones Stanton, Bs. As., 2011). Publicó además la novela Tambor de arranque (EMR, Rosario, 2012) que obtuvo el premio Ciudad de Rosario. Tradujo a escritores norteamericanos y trabajó, entre otras, en la edición de Trabajo nocturno. Poemas completos de Juan Manuel Inchauspe (Ediciones UNL, Santa Fe, 2010), El junco y la corriente de Juan L. Ortiz (UNL-UNER, 2013) y 30.30. Poesía argentina del siglo XXI (EMR, Rosario, 2013). Cuentos y poemas de su autoría integran diversas antologías y fueron traducidos al inglés y el alemán. En el año 2013 le fue concedida la Beca del Fondo Nacional de las Artes y en 2014 el premio Alcides Greca por su libro de cuentos Luces de Navidad.

Su estado natural, un poema de Francisco Bitar

Publicada en Pausa #149, miércoles 11 de marzo de 2015.
Pedí tu ejemplar en estos kioscos de Santa Fe y Santo Tomé.