jueves, 21 de mayo de 2015

Un largo camino hacia la igualdad

Las políticas públicas dirigidas al colectivo trans en la ciudad y en la provincia: voces de funcionarios y de integrantes de una población cuyo promedio de vida no supera los 45 años.


La lucha por la igualdad, la visibilidad, por los derechos más básicos y elementales, entre los que se encuentra el derecho a la identidad, no ha sido fácil ni para lesbianas, ni para gays, ni para bisexuales, pero sigue siendo aún más difícil para aquellos que, en su mayoría, a muy temprana edad, comenzaron a notar que había cierta diferencia entre esa percepción que tenían de sí mismos con lo esperado socialmente para su sexo biológico y la identidad de género asignada a ese sexo.
El 9 de mayo de 2012, el Congreso de la Nación sancionó la Ley de Identidad de Género, con la que pareció abrirse todo un nuevo mundo de posibilidades para el colectivo trans. A tres años, analizamos estas transformaciones a nivel local, junto a representantes del colectivo y haciendo foco en las políticas públicas que desde la ciudad y la provincia se llevan adelante y que buscan garantizar y ampliar los derechos de este sector en ámbitos como la educación y el trabajo.

Formación y desarrollo laboral
La población de travestis, transexuales y transgénero (trans) constituye uno de los colectivos más vulnerabilizados en términos laborales, económicos y sociales. Todavía no existen a nivel país, ni a nivel provincia, estadísticas que den cuenta de la realidad concreta de esta población, pero los datos relevados por la Prueba Piloto de la Primera Encuesta sobre Población Trans, realizada en 2012 por el Indec y el Inadi, en La Matanza, permiten dar cuenta de algunos aspectos que ya en investigaciones previas venían siendo visibilizados en el resto del país respecto del acceso a derechos básicos. Las cifras dicen que el 93,8% de la población trans está o estuvo en situación de prostitución y que el 72% actualmente está buscando alguna otra forma de ingreso para dejar de prostituirse.
En Santa Fe, la información recabada por el Área Mujer y Diversidad del Gobierno de la Ciudad en el primer Encuentro de Empoderamiento en Salud, Capacitación y Empleo para la ciudadanía trans, realizado en diciembre de 2014, da cuenta de las similitudes en cuanto a necesidades básicas insatisfechas y vulneración de derechos.
Querelle Delage llegó a la TV con su partipación en la serie ¿Quien mató al Bebe Uriarte?

Marta Fassino, coordinadora del área, comentaba que: “Asistieron alrededor de 30 mujeres y varones, de distintas ocupaciones y niveles socioeducativos, pero en general de condición humilde y con muchas necesidades insatisfechas. Escuchamos reclamos, inquietudes, propuestas y se asesoró sobre acceso a la atención específica en el sistema público de salud, y respecto a programas de capacitación e instancias de puestos de trabajo en espacios del Estado y de la sociedad civil. Asimismo, se corroboró el alto grado de vulnerabilidad en la población y que un porcentaje muy alto, mayoritario, se dedicaba a la prostitución”.
“Nosotros no entendemos a la prostitución como un trabajo”, definió la funcionaria municipal, “ya que creemos que se recurre a eso porque no hay posibilidades ni oportunidades de hacer otra cosa, por eso como Estado nos vemos en la obligación de dar esa respuesta primaria, las personas tienen que tener empleo que es lo que les da dignidad en su vida”.
La respuesta que en materia laboral se da desde la Municipalidad a la ciudadanía trans es la aplicación de un programa nacional a través de la Oficina de Empleo. Desde el año 2013, el Ministerio de Trabajo de la Nación, mediante la Secretaría de Empleo, implementó la Línea de Inclusión Laboral para Personas Travestis, Transexuales y Transgéneros. Este incentivo prevé la asignación de una prestación dineraria mensual para el trabajador desocupado y la participación en acciones de formación profesional, de certificación de estudios formales, de entrenamiento para el trabajo y de asistencia a la inserción laboral.
“Dentro del municipio tenemos trabajando cinco personas trans en diferentes áreas y dependencias, ya sea como pasantes o en entrenamiento laboral”, comenta Fassino. “Hemos acordado acciones con otras dependencias municipales, por ejemplo con Adultos Mayores, donde se hizo un curso para cuidadores domiciliarios de enfermos y ancianos. De ese curso participaron varias chicas trans, que fueron de las mejores según el comentario de sus docentes”.
Milagros Baroni Bustos es trans, tiene 38 años y desarrolla trabajos como auxiliar administrativa en el Área Mujer y Diversidad. “Yo fui una de las chicas que hizo el curso de Adultos Mayores, además tengo estudios secundarios y terciarios inconclusos. La presencia en estos lugares de trabajo es también lo que educa a la gente, y es algo que por ahí algunas personas trans no entienden, pero eso también es por el mismo trato que hemos recibido durante años. Venimos arrastrando culturalmente esta idea de que lo único que podemos hacer es la prostitución y eso ya nos configura para no animarnos a golpear otras puertas”.
Noelia Trujillo tiene 51 años, es militante trans y trabaja en la Municipalidad desde 2011, en la Dirección de Control. Al igual que muchas personas trans, tiene una larga historia de exclusión y discriminación. Desde muy joven encontró en la prostitución su forma de subsistencia, hasta que su trabajo de militancia dentro de la diversidad sexual la llevó a la Municipalidad, donde entró como pasante y hoy está contratada. “Las actuales gestiones provinciales y municipales han mostrado un mayor compromiso con respecto al colectivo, pero el trabajo no es muy fuerte. Ha habido avances en el tema salud y con la concientización en las escuelas, pero si no presionas no sos prioridad para los políticos”, comenta.

La situación en la provincia
Desde el Estado provincial, por un pedido del gobernador Bonfatti, comenzó a trabajarse desde principios de 2012 en una mesa interministerial desde la cual atender las demandas del colectivo trans. “A esta mesa, coordinada por el Ministerio de Desarrollo y, particularmente, por la Dirección de Políticas de Género, estuvieron convocadas organizaciones del colectivo LGBTI y los ministerios de Seguridad, Salud, Educación y Trabajo. Desde allí se planifican líneas de acción en diferentes sentidos”, comenta Mercedes Martorell, quien está al frente de la nombrada dirección.
La funcionaria remarcó, además, que Santa Fe es la primera provincia que cuenta con un Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos, el cual busca que en el marco de las políticas públicas, cualquier acción de gobierno que se planifique, deba incorporar la dimensión de género de forma integral, para lograr la igualdad de las y los santafesinos. En este sentido, Martorell explicó que se llevaron adelante encuentros en los cinco nodos a los cuales se convocó a organizaciones del colectivo LGBTI para que dieran cuenta de las situaciones de igualdad y desigualdad en salud, educación, trabajo, tanto en el mundo público como en el privado, buscando así tener una mirada sobre lo que la comunidad reclama en materia de derechos e igualdad.
Mercedes Martorell, titular de la Dirección de Políticas de Género de la provincia.

Por otro lado, en noviembre de 2013, la provincia aprobó y reglamentó la ley Nº 13.348 de Protección Integral para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, la cual reconoce como mujer a aquellas personas que se sienten, perciben e identifican como mujeres, haya sido este el sexo asignado al momento del nacimiento o no. Más allá de que esta medida signifique un avance en cuanto a la erradicación de la violencia de género, alcanzado al colectivo trans, la realidad es que la ley todavía no se ha implementado en su totalidad, un escenario que se repite a lo largo del país.
En marzo de este año el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, junto a la ONG Mumala, presentaron el informe “Deudas pendientes en la eliminación de la violencia contra las mujeres en la Argentina”, del cual se desprende que, en seis años, desde la aprobación de la ley nacional 26.485, el presupuesto asignado al Consejo Nacional de las Mujeres nunca llegó a representar un dígito del presupuesto total nacional, destinándose la ínfima cifra de 0,80 centavos por mujer para combatir la violencia de género. Según el mismo informe, en Santa Fe, la Dirección Provincial de Políticas de Género, tiene asignado un presupuesto de $2.993.208,00 y representa el 0,0056% del presupuesto total provincial.
“De esa mesa interministerial de la provincia salieron muchas resoluciones y dictámenes, pero lo mismo que pasa con la ley de Identidad de Género y muchas otras leyes, si no se reglamentan, por si solas no dicen nada, son letra muerta”, afirma Alejandra Ironici, una de las caras más visibles del colectivo trans en Santa Fe, que además viene marcando hitos en materia de derechos e igualdad: en 2012 se convirtió en la primera transexual en obtener su DNI y fue también la primera empleada provincial trans contratada; en 2013 se transformó en la primera santafesina que se sometió a una cirugía de cambio de sexo financiada por gobierno provincial, y ese mismo año fue electa con el 71% de los votos como presidenta de la vecinal de Pro Mejoras Barranquitas.
Al respecto de la situación del colectivo en la provincia, Ironici comenta que: “políticas públicas reales, no hay,  sólo tenemos algunos programas municipales y provinciales que apoyan al colectivo, pero son muy efímeros y casi siempre dependen del compromiso de un funcionario, no hay una continuidad a nivel estado. Un proyecto interesante era el de la ley de cupos, pero perdió estado parlamentario”. El proyecto al que se refiere Ironici es el que en 2012, y nuevamente el año pasado tras perder estado parlamentario, presentó el diputado Leandro Busatto (FPV), el cual obliga al Estado Provincial a ocupar laboralmente a personas trans que reúnan condiciones de idoneidad para el cargo, en proporción no inferior al uno por ciento (1%) de la totalidad del personal por cada ente; además busca estimular la contratación también en el sector privado, a través de una deducción de impuestos para la parte empleadora. “En el tema laboral, las oportunidades son muy pocas, y las que estamos trabajando en el Estado, en una situación más estable, es porque la hemos peleado mucho. A nosotras todos nos cuesta el doble y lo que se consigue es a través de la pelea, de juicios, y eso desgasta”, afirma Ironici, quien desarrolla tareas administrativas en el Servicio Social del Hospital Iturraspe y que quiere postularse para integrar el Consejo de la Administración del hospital, “porque creo que debemos empezar a ocupar espacios de toma de decisiones, si no las cosas nunca van a cambiar”, concluye.

Proyecto de asignación
Desde la sanción de Ley de Identidad de Género, entre 300 y 400 personas trans cambiaron su DNI en Santa Fe. La prostitución como forma predominante de subsistencia, la falta de acceso a la salud y la violencia a la que se encuentra expuesto este colectivo, hace que la expectativa de vida para este grupo esté alrededor de los 40 años, cuando el promedio del resto de la población es de 75. “Yo tengo 51 años, las chicas de mi generación se han muerto la mayoría y en las peores condiciones de pobreza y desigualdad social, quedamos muy pocas de más de 40 y la mayoría está enferma”, dice Noelia Trujillo, dando cuenta de esta situación.
En el barrio y el Estado, tres trans luchadoras por los derechos de su vulnerado colectivo: Milagros Baroni, Noelia Trujillo y Alejandra Ironici.

En noviembre del año pasado tuvo gran repercusión a nivel nacional un proyecto, que había sido presentado en 2012 en la ciudad de Buenos Aires, que buscaba otorgar una pensión a las personas trans mayores de 40 años, como una reparación económica y moral por los daños causados por el Estado y la sociedad a quienes han sufrido la exclusión, la discriminación y la violencia física y simbólica. Antes de la repercusión mediática de dicho proyecto, en el mes de julio, la diputada Alicia Gutiérrez (SI-FPCyS) había presentado una iniciativa similar en la provincia para otorgar una pensión a la población trans mayor de 35 años.
Respecto a esta iniciativa, Querelle Delage, reconocida artista trans de la ciudad, opina que: “el acceso a beneficios sociales debe ser equitativo para toda la población sin crear nichos de privilegio, aun con sectores muy marginados. Sin embargo es importante que se contemplen las particularidades de cada sector vulnerado. Las estadísticas del colectivo trans a nivel nacional hablan por sí solas: el promedio de vida es de entre 38 y 45 años. Los gastos que demandaría sostener apoyos a las personas trans son infinitamente menores a los que se dan a otros sectores por el simple porcentaje de la población que representamos. Por ejemplo, el Estado paga los sueldos y jubilaciones de privilegio de la curia; el arzobispo abusador Storni siguió cobrando su jubilación a pesar de estar procesado. Aunque usted no lo crea, los ecos del pasado para nuestra comunidad aún resuenan vigentes como en las épocas muy oscuras de este país: detenciones arbitrarias, violencia callejera e institucional, persecuciones, torturas, violaciones, desapariciones y crímenes de odio. Argentina Trans 2015 ¿de qué futuro nos hablan si no tenemos presente?”.

Una realidad compleja
La discriminación y el desarraigo que las personas trans han sufrido a lo largo de los años, las han expulsado tempranamente de sus hogares, de sus familias, de espacios de contención y desarrollo como la escuela, llevándolas a buscar en la calle una forma de sobrevivir. Sin educación ni asistencia de ningún tipo, la búsqueda de horizontes laborales ha sido casi imposible para la gran mayoría. Los relevamientos muestran que cuanto menor es el nivel educativo alcanzado, mayor es el porcentaje de estas mujeres y hombres cuya principal fuente de ingresos depende de la prostitución, y esta realidad nacional no le es ajena a Santa Fe.
Aunque desde el colectivo se reconocen algunos esfuerzos por incluir y visibilizar, el año electoral parece dejar en stand by el avance en materia de derechos que no pueden depender de colores partidarios ni de voluntades individuales sino que tienen que ser una política de Estado, a largo plazo y con acciones concretas. “Para nuestro colectivo históricamente vulnerado todo es poco cuando la urgencia y la necesidad de inclusión es mucha”, afirma Querelle. “En pleno siglo XXI parece que para lxs funcionarios/gestiones políticas de turno incluir al colectivo trans en sus agendas es de un gran pesar ejecutivo”.
Tanto desde la órbita municipal como provincial, las áreas encargadas de vehiculizar el trabajo con el colectivo de la diversidad sexual no tienen más de tres años de vida, lo que da cuenta de una voluntad política incipiente de las gestiones actuales por tratar las problemáticas, pero también deja al desnudo que para atrás hubo muchas décadas de abandono, por lo cual las políticas públicas deben ser rápidas y efectivas para asegurar una mejor calidad de vida en el presente y para comenzar a cambiar las condiciones materiales y simbólicas en función de que las próximas generaciones de personas trans estén en reales condiciones de igualdad con el resto de las y los ciudadanos.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Ni con una bola de cristal alcanza

Las especulaciones sobre los que todavía no votaron y los que quedaron sin candidato.


Las cifras son conocidas: el PRO y el Frente Progresista están casi empatados, 3 mil votos arriba el PRO, pero la diferencia entre Miguel Del Sel y Miguel Lifschtiz es significativa. Representa un 6% de todo el padrón y un 8% de quienes efectivamente votaron. Son 159.853 personas de distancia. Sin embargo, el impactante resultado de Del Sel está apenas 32 mil votos arriba respecto de 2013 y unos 79 mil por debajo de la cifra que alcanzó en 2011, cuando demostró todo su poderío. Tercero en la lid está Omar Perotti, que no cuenta con un segundo apoyo tan voluminoso como el que representa el voto radical para Lifschitz.
Un saque de merca o una patada en la vértebra más crocante de la columna: la lectura de los resultados de las primarias excitan el análisis político hasta el furor o el abatimiento. Así lo viven los candidatos, que tienen delante de sí el máximo de los desafíos. La campaña para una elección con un final completamente abierto es como una larga partida insomne de un extraño ajedrez, cuya lógica no depende tanto de la razón, sino de la astucia, la tenacidad, Eduardo Buzzi, la izquierda y ese inclasificable pero muy organizado colectivo que votó por Omar Palma.

Poné más platos
En 2011 votó casi el 75% del electorado, en 2013 el 77% y en las últimas primarias el 72%. Es decir, hay un cúmulo de votantes (64 mil respecto de 2011, 115 mil si la referencia es 2013), que todavía no demostró su voluntad. Sobre este electorado faltante cabe imaginar dos jugadas. Por un lado, el oficialismo movilizando con mayor fuerza el aparato estatal para impulsar el voto. Por otro lado, el PRO apuntalando el “voto éxito”, ese sufragio que sigue la corriente de quien se presenta como el cantado ganador.
¿Dónde se encuentra la mayor porción de estos electores que se sumarían en junio? En el departamento La Capital y en Rosario. De los 19 departamentos, 11 están por encima del porcentaje general de votantes. En Belgrano y Las Colonias votó el 77%, en Caseros, Constitución, Iriondo, San Lorenzo y San Jerónimo, el 76%. Ya dieron todo lo que podían dar. Sin embargo, en las dos urbes mayores votó el 69% y menos del 72%: Santa Fe y Rosario decidirán para dónde van los que faltan. En las dos ganó el Frente Progresista (lo hizo también en General Obligado y San Cristóbal), en Castellanos ganó Perotti y en los 14 departamentos restantes triunfó Del Sel. En Santa Fe, quien puso la mayor cuota de votos para el Frente fue Mario Barletta. Y en Rosario se sintió fuertísimo el voto castigo al socialismo.
Un tercio de los 156 mil votos de Barletta vienen de nuestro departamento, donde Lifschitz sumó apenas 29 mil sufragios. En Rosario, el candidato socialista bajó de los 356 mil apoyos de 2011 a los 174 mil de ahora. Los signos son claros: hay una demanda de reconocimiento a la capital y una fuerte exigencia de seguridad. Rica papa para Del Sel: santafesinísimo y presto a blandir su mano dura.

El efecto nacional
Cuando Antonio Bonfatti comenzó a caminar la provincia para candidatearse a la Casa Gris, Hermes Binner recorría la televisión nacional mostrándose como futuro candidato a presidente, allá por 2011. Hoy, ese binomio está pintado de amarillo: Del Sel en Santa Fe, Mauricio Macri en la Nación. Lifschitz no cuenta con un eco en la tele por cable, ni en los noticieros grandes.
Mientras tanto, los coqueteos de Bonfatti para capturar el voto kirchnerista no peronista (algo así como el televidente de 678 que, en otra era, votaba Frepaso) son cacheteados públicamente por Barletta, quien tiene todo el derecho al hoy peligroso juego de la niña bonita. ¿Cuántos votantes de Perotti se volcarán hacia Lifschitz en función de parar al PRO? Es difícil saberlo. Supongamos, un 5%. Son 18 mil preciadas voluntades para el Frente. Perotti, por su parte, hará todo lo posible para frenar la polarización entre el PRO y el oficialismo, tratando de crecer hincando el diente en las fuerzas que perdieron representación por no llegar al mínimo y de retener votos homologando los déficits del oficialismo y el neoconservadurismo PRO.
Se espera que en las elecciones generales del mes próximo concurran a las urnas entre 64 y 115 mil personas más. Foto: Pablo Bertoldi.

La pregunta es obvia: ¿cuántos votantes de la UCR se inclinarán por el PRO? El acuerdo cupular entre Macri y Ernesto Sanz da para el cotilleo respecto del alcance en el cambio de color. En concreto, lo que hay que medir es cuánto cuerpo y kilómetros va a poner Barletta para que sus votos queden en el redil del Frente, siendo que las segundas líneas (intendentes y senadores) ya cosieron sus acuerdos al interior de oficialismo.
Pero la pregunta persiste. Supongamos, el 5% de los votantes de Barletta se va al PRO. Son unos 7000 votos más para Del Sel. Estira así la diferencia a 10 mil votos. No, una corrección: también son 7000 votos menos para el Frente. Serían 17 mil votos de diferencia entonces. Así de picante está la cosa.

La frutilla
Sin contar a los votantes de Barletta, unos 112 mil santafesinos eligieron en las primarias a un candidato que no va a llegar a las generales. Todas las especulaciones apuntan a esta torta. Y, también, a los 39 mil votos del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que llegó a la general de la mano de Octavio Crivaro.
Casi 63 mil votos aunó la izquierda: allí está Crivaro y los casi 24 mil votos del Frente Social y Popular (FSP). Es lógico suponer que una porción del voto al FSP irá al FIT, pero también están quienes se ubicarán en un eje anti-PRO. Supongamos un 5%, otra vez, de toda la suma de la izquierda: poco más de 3 mil votos para quien polarice con Del Sel.
¿Adónde dispararán los casi 59 mil votos de Buzzi? Su bastión es Rosario: de allí sacó 26 mil sufragios. Esos 26 mil rosarinos, ¿votarían a Cachi Martínez, ganador en la interna y protagonista de un nuevo fiasco? ¿Irían con Del Sel, el pollo del farmer Carlos Reutemann? ¿Por qué se volcarían hacia Lifschitz o Perotti?
Había una lista llamada Frente de la Cultura, la Educación y el Trabajo (FCET). Su candidato era Omar Palma, otrora 10 de Rosario Central y Colón. De vice, Silvia Monzón, hija de Carlos Monzón. Y en diputados, Miguel Zalazar, titular de Utrapol (Unión de Trabajadores Policiales) en una lista y, en la otra, el titular del Sindicato de Recolección y Barrido de Santa Fe, Marcelo “Pipi” Andrada, alineado con Hugo Moyano.
El FCET sumó 29 mil votos. Tremendo pedazo y mayor incógnita depende de una estructura cuyos intereses trascienden lo local. ¿Qué tipo de filiación podrán tener con el PRO o el socialismo? Acaso el moyanismo, tal vez, se reparta entre estructuras más claramente justicialistas, como las de Perotti y Cachi Martínez.

Voluntades
Del Sel es quien ha polarizado la elección con Lifschitz: al ganar la primera vuelta plantea los términos y genera los efectos, y obviamente su foco es desplazar al oficialismo. El escenario se dibuja a favor o en contra del Miguel triunfante, algo que quizá no le convenga a sus propias aspiraciones. ¿Comenzará entonces a mostrar un perfil nuevo, buscado disipar el eje planteado? ¿Logrará el socialismo aglutinar el rechazo al candidato de Macri y fortalecer a su candidato? Y eso, ¿le alcanzará para retener el gobierno? ¿Cuánta fuerza tendrá Perotti para terciar?
Las cifras abruman en este escenario y un mes es un largo trecho. Se ha dicho que las primarias funcionan como encuesta, es evidente que no. El resultado final sigue dependiendo del mismo factor de siempre. Es tu decisión.

Voto cruzado
Delicias de la boleta única. El Frente Progresista obtuvo 712 mil votos en la categoría de diputados. Casi 180 mil personas que votaron por los diputados del Frente y eligieron otro signo político para gobernador. Más fino: en diputados, Bonfatti y Rubén Giustiniani sumaron 620 mil votos, 87 mil más que los que juntaron Lifschitz y Barletta. Hay allí una enorme la fuga de votos.
A Del Sel le sucedió lo mismo, pero al revés: es el principal elector del PRO y más que duplica a su candidato a diputado, Roy López Molina. En el justicialismo, la diferencia es muy menor: 20 mil votos más obtuvo Perotti sobre la suma de sus seis listas a diputados.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Fiesta reggae

Groundation y Sonen Raíz tributan a Marley.

Nacida en 1998, Groundation, agrupación norteamericana tributo a Bob Marley, visitará Santa Fe este domingo 31 de mayo. El show se realizará en el Molino Marconetti, a partir de las 19.00. Groundation presentará su último disco, The Miracle, aclamado por el público y la crítica internacional.
Groundation, la banda norteamericana que homenajea a Marley.

Como teloneros, los locales Sonen Raíz pondrán la mística de su numerosa banda, poblada de percusión, melodías y voces femeninas, que también versiona las canciones del jamaiquino padre de la música rasta.
Groundation visita nuestra ciudad como parte de su gira internacional por América del Sur. Consagrada y conocida por la versatilidad con la que une estilos como el reggae, el jazz, el funk, el rythm & blues, el soul y el dub, Groundation es uno de los mejores tributos a Marley y el reggae, con nueve discos en su trayectoria.
 Las entradas anticipadas puede conseguirse en el Cine Teatro Luz y Fuerza (Junín 2947), de lunes a viernes de 8.30 a 13.00 y de 16.00 a 20.00; en Yuba (San Martín 2136), de 9.00 a 13.00 y de 15.30 a 20.00; en Credife (25 de Mayo 2610),  de lunes a viernes de 8.00 a 12.00 y de 16.00 a 20.00 y los sábados de 8.00 a 12.00; en Maitess (Aristóbulo del Valle 7007), de lunes a sábado de 8.00 a 12.00 y de 16.00 a 20.00. En Santo Tomé también hay anticipadas en Maitess (Avenida Luján 2206) de lunes a sábado de 8.00 a 12.00 y de 16.00 a 20.00.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Oír el amor

Música y lecturas del Chuca sobre el corazón.


Claudio Chiuchquievich puso voz a sus textos. Acompañado del saxo de Martín Testoni Almirón y la guitarra de Pato Fornillo, cerró el 16 de mayo el ciclo Gotas de Música y Palabras en el Centro Cultural Provincial (CCP) con la promesa de materializar la puesta en un libro y un disco.
La claridad del afiche que detalla la presentación del Chuca deja traslucir el anuncio anterior de una inmobiliaria, justo cuando la premisa se jacta de un objetivo sin matices: EnAmorArte… o nada. Las parejas (y tríos, y cuartetos, y solos y solas) que van llegando ensayan sus caminatas hasta la sala con una ligereza inusual, casi sin levantar murmullo alguno. Se adivina que algo de lo que va a pasar tiende una tensión encima de ellos, que avanzará adentro suyo hasta ahí adonde se sienten más vulnerables. Antología descalza es el título de la otra propuesta que hay en la otra sala del CCP, desnudez idéntica a la que ensaya el brujo que más tarde confirmará la sospecha levantada en torno a su merodeo por el lugar.
Íntimo, romático, melancólico, tierno e iracundo: Chiuchquievich toca todas las fibras. Foto: Victoria Vázquez.

Antes de subir la última escalerita para llegar a la sala Foyer, una serie de vasos justificados con un trago de vino, como si fueran los anteojos para el 3D, aunque la bebida acarrea el bonus (lo dijo Baudelaire) de duplicar la cantidad de almas dentro de nosotros. Otro francés, Alain Badiou, es la excusa que Chuca recupera a modo de excusa para sus polaroids (escritos para ser leídos en radio), que formarán parte de Máscaras que espejo, su libro en proceso que se editará en época primaveral acompañado de un disco en vivo registrado durante esta presentación. Así, las distintas formas del amor, y de esa otra “nada”, son organizadas en un desarrollo que oscila entre Badiou, Barthes, Oscar Wilde, Macedonio Fernández, todos de acuerdo en alguna u otra manera en que el sentimiento en cuestión y la práctica artística tienen tantos encantos como contradicciones: en el “amor, tu integridad está a la altura de tu vergüenza“, categoriza el narrador al mismo tiempo que plantea a la palabra como limitación, pero a su vez como el mejor recurso disponible. La silueta de una pareja recortada por el resplandor azul de la consola refuerza la eficacia de cada reflexión.
Skay, Hendrix, Divididos también se cuelan en el repertorio interpretado por dos de las juventudes más destacadas de la música santafesina contemporánea: Lucas “Pato”Fornillo, guitarra de Sonen y Hugo y los Gemelos, junto a Martín Testoni Almirón (Trío Cosa, la Jazz Ensamble Junior, también Gemelo…), encargado del saxo. Seis cuerdas y un mismo aliento bastan para llenar el ambiente de la sala cuando Chuca se ausenta por una puerta misteriosa. Ahora bien, cuando el peso de la luz está dirigido y chorrea su rojo por la barba polaca, la armonía no falla: los versos fluyen y desembocan mar adentro, más allá de los oídos. A la salida, las señoras mismas dirían “Ay, por cómo lo dijo, no pareció obsceno, ¿viste?”. Es que el amor interpela, de manera tal que cuando se lo reconoce es difícil que el ego le venza, incluso en la batalla interior: “Estar enamorado es ponerse en manos de otro, por eso es que nos hace sentir tan vulnerables”.
Ni siquiera esa categoría que ordena nuestras rutinas –el tiempo– puede escapar al avance de un argumento que se nutre de promesas de vigencia eterna, prolongación que presumimos misteriosa e íntima en una magnitud tal que no debiera caer en administración de terceros: “posee tu propio tiempo, y poseerás tu propia mente”, es el secreto del truco que el brujo Martín Pedretti recita ubicado en el centro, antes de cantar una versión jazzera de “La ley del tiempo”, la canción que casi siempre sale primera en cada show gemelo.
Sentado hasta en el piso, el público se encontró íntimamente con las cavilaciones en torno a cuestiones amorosas profesadas por el hombre de pañuelo en cuello y whisky en mano. El calce de las palabras en el transcurrir musical es preciso, orgánico a los efectos de que esos escritos alcancen su objetivo de ser oídos con el cuerpo entero.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Los cinco minutos de Messi

Segunda edición del Festival de Literatura de Santa Fe.

Por Pablo Cruz

El 7, 8, y 9 de mayo se desarrolló la segunda edición del Festival de Literatura de Santa Fe (Felisa 2015). Organizado de manera independiente por Luis Escobar, Mercedes Bisordi, Federico Coutaz y Mariano Pagés, el festival ofrece la gran posibilidad de convocar en la ciudad la voz de un seleccionado de escritores, críticos y editores que abonan una mirada acotada pero representativa en torno a la literatura contemporánea argentina. No es poco. Beatriz Vignoli, Jorge Consiglio, Roque Larraquy, Hernán Vanoli, Leonardo Oyola, Alejandra Zina, Martín Maigua, ente otros, residieron en Santa Fe compartiendo desayunos, almuerzos, y mesas de debate junto a escritores locales.
En sus diferentes roles en el Felisa, Gabriela Cabezón Cámara fue una nota destacada. Foto: Pablo Cruz.

Hubo tres espacios de encuentro: “Arranca corazones”, en El Centro Experimental del Color, donde se llevaron a cabo los paneles; “Felisa Copetín”, en Brew pub Estación Saer, que ofrecía charlas más distendidas; y “Felisa me muero”, en la Ochava Roma, proponiendo, entrada la noche, una maratón de lecturas y cerveza que convocaban a la fiesta. Cada una de las charlas se abría con una lectura. Francisco Bitar, Claudia Chamudis, Érica Rozek, Cecilia Moscovich y Santiago Venturini fueron de la partida. Vivir o no de la literatura, la relación con el mercado, la influencia del lector en la obra del autor, fueron los temas que atravesaron las charlas. Paralelamente, Raquel Cané dictó un taller de ilustración y Mario Dubín de lectura de poesía.
Una de las virtudes del Felisa es la posibilidad de que sus invitados trasunten por distintos roles –moderadores, expositores, lectores– desplegando de cara al público un abanico de matices que redondea una idea de sobre su obra y sus itinerarios. La mesa de apertura denominada “Narrativa argentina actual y las zanahorias que mueven el mercado”, comenzó con la lectura de Francisco Bitar, un ensayo sobre su propio trabajo donde afirmó ser un escritor de mundos pequeños. Posteriormente Hernán Vanoli, más cercano al título de la mesa, leyó un análisis sobre mercado y producción editorial. Seguidamente Alejandra Zina valoró la articulación de editoriales, ciclos de lecturas y talleres que emergieron tras la crisis de 2001 y que en gran medida fueron el germen de buena parte de la literatura contemporánea. La intervención de Maximiliano Crespi condujo a un contrapunto, principalmente con Zina, virando el curso de la conversación hacia el papel de la crítica y la necesidad de dar un salto que potencie el movimiento más allá de la camaradería. Crespi manifestó en todas sus intervenciones una saludable vocación a la polémica, intención que caía en el vacío cada vez que se topaba con el silencio del auditorio. Y es que la poca presencia de público es una variable constante tanto en estos espacios como en otras propuestas similares que se ofrecen en la ciudad. En una región con fuerte tradición literaria, donde habita una carrera de Letras, donde no debe haber menos de diez talleres literarios en marcha, en un tiempo donde se valora la presencia de escritores emergentes, este dato debería llamar la atención.

El momento Messi
En una de las recientes semifinales de la Liga de Campeones europea se enfrentaban el Barcelona y el Bayern de Munich. El primer partido transcurría entretenido, sin mayor sobresalto. Promediando el segundo tiempo, en poco más de cinco minutos, Lio Messi llevó a cabo dos jugadas que rompieron el equilibrio. Minutos después da un pase que deja servido el tercer gol a un compañero, dando por cerrado el encuentro. En ese breve tiempo el fútbol profesional se olvidó de la cáscara mezquina que lo envuelve para mostrarse como un juego, la sonrisa pícara del goleador, el abrazo fraternal con los compañeros, un público relajado en el placer. Tras el partido algunos contrariados comentaristas deportivos arguyeron que Messi sólo juega cinco minutos y que el resto del partido cae en una suerte de fiaca donde bien sus servicios podrían resultar prescindibles. Este argumento es factible de refutación si se piensa que, justamente, hay una relación de necesariedad entre esos cinco minutos (que podíamos llamar el “momento Messi”) y el resto del tiempo en donde el jugador se la pasa yendo y viniendo, dando pases cortos, esperando el desgaste del rival, en fin, jugando.
La sunchalence Carina Radilo. Foto: Pablo Cruz

Pueda que el momento Messi, el instante de gozo, sea factible de ser trasladado a otras prácticas de la vida en sociedad. Para el público que asistió al Felisa ese momento ocurre de manera muy personal, ya que depende del recorrido individual que por el festival se realice, de las charlas a las que se elija asistir, de la atención que se le dedique al orador, de su propia distancia en relación a los temas que se presentan. El momento Messi se dio, para quien escribe, en la segunda noche del festival, en la tertulia convocada en la Ochava Roma. En ese lugar, con sabor a peña de amigos, donde la cerveza afloja los músculos y dispone el cuerpo al contacto con los demás, sensibles los sentidos a la propuesta tribal de leer y escuchar una historia. Como preámbulo a ese momento tomó el micrófono Mariano Dubín. Leyó una serie de poesías que recuperan la voz de su abuela y de sus héroes barriales. Hay belleza en la escritura de Dubín y en el modo en que la interpreta. Luego hizo lo propio Gabriela Cabezón Cámara, quien manifestó que iba a adelantar un capítulo de su próxima novela. Ganada por el alcohol, Cabezón Cámara leyó monocorde, sin altibajos, un texto revelador que abreva en el Martín Fierro.
Es conocida la intención de Borges de desmitificar la obra Hernández, operación que inicia en el ensayo El escritor argentino y la tradición proponiendo un corrimiento de género y que prosigue luego escribiendo dos cuentos. En Biografía de Tadeo Isidoro Cruz inventa la génesis, desde la gestación guacha del sargento hasta el encuentro con Fierro, o consigo mismo, que es su igual, su espejo, su yo mismo en otros cueros. La alusión bautismal es admirable ya que reafirma la determinación filial americana: la de los hermanos por encima de los demás lazos sanguíneos. Luego Cruz descubre, en una noche cualquiera, la cifra de su pasado y de su destino en el rostro de un hombre que no le es extraño. En otro encuentro, con ánimo de clausura, el hermano del Moreno espera a Fierro en la misma pulpería donde tuvo lugar el contrapunto final. En la tarde decadente Martín Fierro muere de una puñalada en un cuento titulado El fin.
Si Borges se propuso callar la profusión de sentidos que emanan del poema de Hernández, Cabezón Cámara intenta, en el adelanto de su novela, trocar por completo el imaginario moral construido en la figura de Fierro. Alcahuete y altanero, Fierro ayuda a armar la lista de los gauchos que el juez manda a la frontera, cayendo también en la volteada. Provocadora, desde la primera persona, Cabezón Cámara corre la voz hacia un personaje apenas nombrado en la obra de Hernández: la mujer de Fierro. De pelo rubio y con catorce años, “la china” aprovecha la leva para abandonar a sus hijos y huir de la opresión. Cruza la pampa, viaja hacia la civilización en la carreta de una inglesa con la que presiente una lejana familiaridad. Cuando Cabezón Cámara concluyó su intervención, algo se modificó en la noche de Ochava Roma, la certeza, quizá, de haber asistido a un momento único. Solo cabe agradecer la lectura y esperar ahora la publicación de la novela.
Maximiliano Crespi, Alejandra Zina y Hernán Vanoli en la apertura del Felisa. Foto: Pablo Cruz

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

miércoles, 20 de mayo de 2015

Gendarmería para toda la provincia

Berni, Bonfatti y Perotti participaron del anuncio, que se da en plena campaña electoral.

El secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni y el gobernador Antonio Bonfatti anunciaron la llegada de mil efectivos de las fuerzas federales –principalmente Gendarmería y Prefectura– que serán destinados a colaborar con la Policía provincial en las cinco cabeceras de nodos: Santa Fe, Rosario, Venado Tuerto, Rafaela y Reconquista. Se apostarán 600 efectivos en la ciudad de Rosario, 300 en Santa Fe y 50 en cada una de las otras tres localidades.
Vuelve la Gendarmería, pero esta vez se desplegará en los cinco nodos de la provincia.

El anuncio fue realizado el lunes 18 en la Casa Gris. Berni y Bonfatti coincidieron en que la provincia y la Nación trabajarán en forma mancomunada para disminuir los episodios violentos en todo el territorio santafesino.
El intendente José Corral, quien hace más de un año venía reclamando la presencia de la Gendarmería en Santa Fe, se mostró satisfecho tras el anuncio. “Será un aporte importante para mejorar la seguridad en nuestra ciudad y por eso estamos muy satisfechos con este anuncio que incluye a Santa Fe en el despliegue de las fuerzas federales en toda la provincia”, sostuvo el intendente.
Berni y Bonfatti coincidieron en que el problema central no es el narcotráfico sino la violencia interpersonal y señalaron que desde el año pasado, cuando se registró el pico histórico de homicidios en Santa Fe y en Rosario, las estadísticas demuestran que comenzó a bajar el índice de delitos.
Anunciado en medio de la campaña electoral, el desembarco de las fuerzas federales en las localidades más importantes de la provincia marca el inicio de la segunda etapa de la reforma de la Policía santafesina, tras la implementación de la Policía Comunitaria, la Táctica y la Científica. La idea es que la provincia pueda seguir capacitando a su personal de seguridad, ahora con un apoyo más visible del gobierno nacional.
Berni llegó a Santa Fe acompañado por el diputado nacional y candidato a gobernador del Frente Justicialista para la Victoria, Omar Perotti, quien igual que el gobierno provincial buscará capitalizar en las urnas los efectos del nuevo desembarco de las fuerzas federales, retiradas de la ciudad de Rosario en diciembre de 2014 luego de ocho meses de trabajo conjunto con la Policía provincial.
La decisión de destinar gendarmes a los cinco nodos de la provincia, a diferencia del operativo del año pasado, se tomó a pedido del gobierno provincial. Tanto Berni como el ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Lamberto, se encargaron de desmentir cualquier tipo de desacuerdo entre la provincia y la Nación por el abordaje del combate al delito.
Después de reunirse con Berni, el gobernador Bonfatti indicó: “Hemos planteado la situación global de la provincia. Coincidimos en que el problema no es el narcotráfico sino los conflictos interpersonales”. Luego, señaló que “las cifras indican que bajó el índice de delitos”, afirmación con la que coincidió el propio Berni.
El funcionario nacional habló del compromiso entre ambas administraciones “para seguir la capacitación y desarrollar trabajos de prevención en todos los barrios con el objetivo de disminuir la conflictividad, todo el trabajo que veníamos desarrollando el año pasado, con la idea de culminarlo en los próximos meses”. Ni Lamberto ni Berni hablaron de plazos: aún no se sabe cuánto tiempo permanecerán las fuerzas federales en la bota.
“Esperamos que este trabajo sirva para que la Policía esté cada día más capacitada, más cerca de los vecinos, que ayude a bajar las tensiones que existen en los barrios, que es el camino por donde se trabaja, con inclusión y con presencia policial”, agregó Berni, “pero no solamente la presencia policial típica, a la cual estamos acostumbrados en la prevención del delito, sino también actuando en los conflictos que existen en los barrios que, como dijo el gobernador, terminan en hechos desgraciados. Y también sacarnos ese mito de que todos los problemas que tiene Rosario son por el narcotráfico”.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Por una nueva ley de cupo femenino

La Legislatura provincial discute un proyecto para que las listas colegiadas estén integradas por mitades iguales.

Con el objetivo de igualar la representación de varones y mujeres, la diputada provincial Verónica Benas (del partido Pares, que forma parte del Frente Progresista) presentó un proyecto de ley que establece el principio de paridad de género para la confección de listas de candidatos a cargos electivos en órganos colegiados de la provincia (diputados y concejales). La iniciativa apunta a reemplazar el actual cupo femenino (una mujer cada tres candidatos) por una proporción 50-50 entre varones y mujeres.
El proyecto “tiene como objetivo garantizar la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres, estableciéndose como regla general el principio de paridad de género para a la confección de listas de candidatos orientadas a disputar cargos electivos en órganos colegiados de nuestra provincia”, señaló la diputada oficialista.
Benas: “La idea de porcentaje mínimo fue sustituida por la necesidad de impulsar la paridad de género”.

La iniciativa propone que en todas las listas de candidatos que presenten los partidos, alianzas o confederaciones para elecciones provinciales o municipales el 50% como mínimo esté integrada por mujeres, tanto para las candidaturas titulares como suplentes, sea cual sea el sistema electoral que se aplique. Para ello, se establece el cupo 50-50 como requisito obligatorio para el Tribunal Electoral de la provincia al momento de la oficialización de las listas.
En Santa Fe, la ley nacional de cupo femenino sancionada en 1991 tuvo su correlato en la ley provincial 10.802 sancionada en mayo de 1992. La ley nacional establece el cupo femenino y determina un mínimo del 30% de participación de candidatas mujeres en la integración de listas para disputar cargos electivos, en posiciones que les ofrecieran la chance de resultar electas. Ahora, la diputada Benas propone que en la provincia la distribución por mitades.
La ley de cupo posibilitó el aumento de la participación de la mujer. “Sin ánimos de soslayar los avances propuestos por estas legislaciones –explicó la legisladora provincial– resulta claro que la idea de porcentaje mínimo fue progresivamente sustituida por la necesidad de impulsar la paridad de género en el acceso a los cargos electivos. Existe un creciente consenso de que dicha paridad se traduciría en una mejora sustancial en la calidad democrática, así como en un ejercicio más pleno de los derechos ciudadanos”.
Benas opinó además que “la ampliación del cupo femenino orientada al logro de la paridad de género será un salto cualitativo en términos de participación democrática, ya que incentiva la incorporación de nuevos y valiosos referentes femeninos en la política santafesina”.

Publicada en Pausa #154, miércoles 20 de mayo de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos