viernes, 6 de abril de 2012

Faltan 274 días para…

Por Licenciado Ramiro

Se terminó el verano, sí. Y muchos de ustedes estarán exclamando “¡Por fin se terminó el verano! Ya no se aguantaba más el calor, la humedad ni los mosquitos.” Sin dudas, tres factores que hacen a Santa Fe una ciudad casi inhabitable durante esta estación.

Yo también me alegro que se haya terminado… Bah, en realidad no sé si es alegría o alivio, porque para mí, ¡por fin se terminaron los que se viven quejando del calor, la humedad y los mosquitos como si no supiéramos que en Santa Fe hace mucho calor, hay mucha humedad y nos invaden los mosquitos desde que el mundo es mundo! Para que quede claro: son igual o más insufribles que una nube de jejenes un sábado a la tardecita en la Costanera.

Debo ser justo y decir que no todos lo dicen en tono de protesta (pero porque, además, ya me veo venir la respuesta: “Yo no me quejo…es una realidad. ¿O me vas a negar que hace calor?”). Eso es algo que no los exime de entrar a mi club de odiados; incluso, los hace encabezar el ranking. Son los que un amigo llama “Informadores de lo obvio”. ¿Quiénes serían? Se los defino con algunos ejemplos, junto a lo que me dan ganas de responder cada vez que me topo con alguno.

1.- “Te cortaste el pelo” (No, tragué moco muy fuerte)

2.- “¿Llegaste?” (No, soy un holograma)

3.- Aquellos que van en la calle y te dicen, iluminándote, “¡Llueve!” (Menos mal… yo pensé que me había pishado encima)

Y así podríamos imaginar muchos casos más. También los hay para el asunto del calor, la humedad y eso; pero con un agravante: todas y cada una de las conversaciones empiezan con alguna mención al clima, siempre.

—Hola, ¿cómo andás?

—Con calor. No se puede estar, eh.

También tenemos un selecto grupo de simpáticos que hacen un sofisticado uso de la ironía y el sarcasmo. Los famosos… “¡Decí que está fresco, eh!”; “Menos mal que hace frío, ah”.

Lo peor de todo esto es que uno se los tiene que aguantar, porque si ante tamaña revelación climática yo respondiera “¿Calor? ¡No te puedo creer! ¿En serio? A ver, esperá que desconecto la batería refrigerante que me injertaron el otro día y te lo confirmo”, me tratan de desubicado, maleducado, mala onda y, paradójicamente, de quejoso. Sí, encima el gruñón siempre termino siendo yo.

Santa Fe en verano es un palacio monotemático. No se habla de otra cosa (las redes sociales potencian a los Informadores de lo obvio). Con tantas cosas lindas para contar; tantos temas interesantes de los que hablar, acá se vive como si todo encuentro fuera un incómodo viaje silencioso en ascensor con un vecino que no conocés: hay que decir algo, por más que no tengas nada para decir. ¿Por qué? Nadie sabe. Un ejemplo resume este último párrafo.

Tuve el privilegio de viajar al Noroeste en enero, y de la emoción le contaba a cada uno que me iba preguntando qué hacía en vacaciones. Yo, chocho, quería contagiar un poco mi alegría… Terrible error. Lo único que obtuve como respuesta fue: “¿Al norte? ¿Con el calor que debe hacer allá en enero? ¿Cómo te la vas a aguantar?”.

Lector, por favor, exímame de comentarios al respecto, trato con todo mi esfuerzo de no dejar salir al enano facho que todos llevamos adentro, créame.

Por eso, y para terminar, a partir de hoy comienza mi cuenta regresiva… faltan 274 días para un nuevo calvario. Han convertido a mi estación favorita en eso, un sufrimiento. No los voy a extrañar, en serio. Y menos sabiendo que, como suele suceder todos los años, desde mañana las mismas personas arrancan a informarme sobre el frío que está haciendo.



Publicada en Pausa #90, miércoles 28 de marzo de 2012

2 comentarios:

José Osorio dijo...

Buenas Ramiro. Como santafesino me veo obligado a comentar. Yo creo que ya se ha vuelto una convención social el hecho de informar sobre lo obvio, es como que "tiene que ser así". Sin embargo, eso no lo vuelve más soportable. Evidentemente, muchos santafesinos prefieren hacer comentarios trillados -que se vuelven tediosos-, a un silencio incomodo.
En fin, acuerdo con vos en que esos comentarios, ya para enero mas o menos, se vuelven molestos; es decir, ¡ya sabemos que todos los veranos en Santa Fe hace 40° a la sombra!. Pero, por otro lado, ponerlos en un ranking de los más odiados me parece mucho.
Saludos.

Juan Andres dijo...

Me mataste, me robaste todo los comentarios veraniegos que suelo hacer antes de reirme sin esperar respuesta jajaja.
Igual, hay mucho de cierto y eso es gracioso, salud!