sábado, 20 de abril de 2013

Todos unidos para el oeste


Seguridad y obras de saneamiento hídrico y ambiental dentro del presupuesto municipal, dos problemas que volvieron a reunir a numerosas instituciones del oeste de la ciudad.

Por Marcela Perticarari

Tras más de tres años de inactividad, el Foro del Oeste comenzó a mover nuevamente sus engranajes. A fines de 2012, un grupo de 60 organizaciones decidió reavivar un espacio que tiene su precedente en la década del 70, y el primer sábado de abril llevaron adelante un plenario para tratar los temas que preocupan al margen de la ciudad más castigado y estigmatizado. Muchísimas voces, posturas variadas pero ganas de tirar para el mismo lado, poniéndole el hombro a cada problema, se convirtieron en una de las pocas buenas noticias de los últimos días.
Los organizadores contaron que el Foro del Oeste se impulsó desde “la convicción y el desafío de construir un espacio de acción y reflexión que busque incidir en las políticas públicas de nuestra ciudad en un marco de igualdad y justicia, entendiendo estas condiciones como imprescindibles para lograr que Santa Fe sea una sola y merezca ser vivida por todos. Todas las transformaciones que nuestros barrios necesitan sólo serán posibles con una fuerte y decidida política de Estado sostenida en el tiempo y construida junto a todos los vecinos y vecinas del oeste santafesino”.
Organizando la movida desde sus inicios, el dirigente social Rubén Sala repasó: “Arrancamos en el 2006, cuando vimos que se hacían obras en el resto de la ciudad pero ninguna en el oeste. Teníamos que formar una organización capaz de gestionar, de elaborar proyectos y también de presionar, porque hay sectores de la sociedad que tienen capacidad de presión a través de los medios de comunicación o del poder económico. De esta forma se resolvió reflotar la Coordinadora del Oeste, una experiencia histórica que se desarrolló en los años 70, formada principalmente por vecinales. Cuando nos juntamos de nuevo, nos dimos cuenta de que no había muchas vecinales organizadas y resistiendo la retirada del Estado que empezó en los 90. Entonces abrimos la convocatoria y creamos el Foro del Oeste, que se armó con asociaciones, clubes, vecinales y movimientos piqueteros, entre otros. Luego dejamos de reunirnos y, a fines del año pasado volvimos a convocarnos, queríamos ver cómo hacíamos para resolver los problemas que existen debido a la carencia de infraestructura social que padecemos en todo el oeste: desde barrio Centenario hasta el Mercado de Abasto no se ha hecho ninguna obra importante en este último tiempo. Sí conseguimos, a través de muchas gestiones, que desde la Nación se proyecte la obra de cloacas en Santa Rosa de Lima, algo fundamental. Conseguimos que se comience, todavía no está terminada y algunas cosas se hicieron mal, pero en el barrio se empezó algo que es de singular importancia. También se arreglaron las casabombas y se hicieron los reservorios”, reconoció.
“En las reuniones de estos últimos meses empezamos a apuntar los problemas comunes a todo el sector y, si bien hay muchísimos, decidimos empezar abordando dos: ver cómo el gobierno municipal invierte su presupuesto en el oeste, y la seguridad. Pero no queremos analizar la inseguridad que se ve en los medios todos los días sino la que sufre la gente en los barrios, que son dos cosas diferentes”, continuó Sala.

Los vecinos en jaque
El Foro del Oeste emitió un comunicado en el que especificaron que “vivimos en la zona donde más cuesta que lleguen los patrulleros y ambulancias debido al estado intransitable de muchas de sus calles. Además, la tasa de homicidios en nuestra ciudad es una de las más altas del país, que llega a 20 homicidios cada 100 mil habitantes al año, cuando la media nacional apenas supera los cinco homicidios cada 100 mil habitantes; y la mayoría de los crímenes de los últimos fueron cometidos justamente en barrios del oeste”.
Asimismo, aseguraron que “a pesar de los cambios producidos en la cúpula policial, en los barrios nada ha cambiado porque siguen existiendo los mismos kioscos traficantes de estupefacientes”. Como contrapartida, observan “una agudización en el hostigamiento de las fuerzas de seguridad hacia los jóvenes de nuestros barrios cuando cruzan las avenidas y calles que conforman ese límite imaginario que divide la ciudad visible de la invisible”.



Sobre la intención del municipio de instalar cámaras en Santa Rosa de Lima, el dirigente Rubén Sala planteó que “todos los medios técnicos deben estar a disposición de los ciudadanos, pero también hay que controlar la seguridad de los mismos”. Y de colocarse sólo en los ingresos, “a la gente del barrio las cámaras le ayudarían poco. Sí servirían para el resto de la ciudad: cuando haya un hecho delictivo sabrían que alguien entró a Santa Rosa y seguirían estigmatizándonos. Aunque los delincuentes entren por calle Mendoza y salgan por la Circunvalación, los titulares van a decir ‘robaron en tal lado y entraron a Santa Rosa’. Lo que se hace en realidad es correr el mapa del delito: del microcentro lo desplazan a los barrios cercanos como Candioti y Roma; ahora lo van a correr hasta el oeste para que quede circunscrito a los barrios más alejados, desde donde se supone que viene la delincuencia. Esa toda una concepción que tienen desde el gobierno y desde ahí se planifica. De todos modos vamos a pedir informes a la Municipalidad porque desde el Foro queremos contraponer otro tipo de construcción, donde la gente participe, aporte sus ideas y soluciones”.
Durante el plenario, un vecinalista de Centenario afirmó que “la seguridad es un problema complejo, pero una gran pata para vencer la inseguridad radica en el vecino”. Y contó su experiencia: “Hace menos de un mes, un grupo de personas fue a la vecinal a plantear esta cuestión, luego se hizo otra reunión donde cada uno de nosotros dio su punto de vista y analizamos qué medidas se podían tomar. A raíz de eso se formó una subcomisión y se llamó a una asamblea barrial a la que asistieron casi 150 personas. A los pocos días logramos ser atendidos por el subsecretario de Seguridad Pública de la Zona Centro- Norte, Diego Poretti. Recientemente nos avisaron que están estudiando distintas soluciones a los planteos que hicimos. Hay un razonamiento estratégico en todo lo que se habló acá, creemos que a partir del disenso surge el consenso. No hay que perder de vista que la unión del vecino hace la fuerza del barrio”, finalizó. Los aplausos casi no lo dejaron terminar.

Saliendo de la catarsis
Al finalizar el plenario, Rubén Sala declaró que “fue un encuentro importante, no sólo porque volvió a crecer la participación sino también porque salimos de la catarsis, que era lo que hacíamos siempre, y empezamos a ver más lejos. Ahora tenemos que empezar a juntarnos para encontrar soluciones”.
–¿Es posible llegar a acuerdos a partir de la heterogeneidad de los participantes?
–Sí, creo que el acuerdo se va a dar en la medida que veamos en qué punto estamos. Históricamente nos hemos juntado para reclamar, pero después llegan las elecciones y cada uno agarra para su lado. Hoy estamos en un lugar muy crítico del que es muy difícil retornar o que una elección nos divida, porque acá se está tratando del futuro de la sociedad: la unidad del grupo apunta hacía ahí.
Los próximos pasos a dar por el Foro del Oeste, en lo inmediato, consistirán en pedir una audiencia con el ministro de Gobierno Rubén Galassi y otra con el intendente José Corral para tratar el tema de la seguridad. “Además, necesitamos que el municipio nos aclare el presupuesto porque está muy oscuro, queremos que se diga concretamente qué se va a hacer en cada barrio durante este año”.

Quiénes son
El Foro del Oeste está integrado por los centros comunitarios Barranquitas Oeste, San José, San Lorenzo y 25 de Mayo; los movimientos San Martín, Solidario de Barrio Los Hornos, MTL y Federación Tierra y Vivienda; las asociaciones civiles Juntos Para Servir, Villa Del Parque, Cebollitas, Eva Perón, 10 De Septiembre, Amores, Unidad y Futuro, Los Marginados, Volver a empezar, Dar, Construir el futuro, Miradas inocentes, Formando Futuro, Arco Iris, Agente Comunitario Voluntario y Obra Comunitaria; las vecinales Pro Mejoras Barranquitas, Chalet, Barrio Policial, Loyola Sur, Ceferino Namuncurá, Progreso, Pompeya Oeste, Pro Mejoras Alto Verde, Villa Del Parque, Unión y Trabajo, María Selva, El Arenal, Centenario, Coronel Dorrego, 12 De Octubre, Santa Rosa de Lima, San Pantaleón, Norte Unido y República Del Oeste; Cooperativa de Trabajo El Abasto, Cooperativa Higiene Urbana, Biblioteca Popular Mariano Cabal, Casa Padre Catena, Mutual Solidaridad Barrial Santafesina, Coordinadora de la Costa, Centro de Jubilados de Barrio Roma, Canoa, Vivienda Social y Ciudad, INNUMA, Club Nacional, Iglesia Cristiana Evangélica, Cenaco San Marcos De León, BACHI, APRIN, Centro de Acción Luchemos Juntos, Cartoneros de Santa Rosa de Lima y Villa Oculta, Comedor Aníbal Bustamante, Centro Corazón De Jesús; las radios Chalet, Mutual Solidaria y El Refugio.

Publicado en Pausa #111, a la venta en los kioscos de Santa Fe y Santo Tomé.

1 comentario:

PabloB dijo...

¿Foto?
http://www.argra.com.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html